18/02/2018 freelance@alejandrocasas.com

Madera laminada encolada

La madera laminada encolada es una de las mejores invenciones en la carpintería. Brinda una mayor resistencia y manejabilidad a nivel estructural, en comparación con las piezas tradicionales de madera. La explicación de esto es que el solapamiento de las láminas, confiere mayor resistencia a la estructura y, por ende, se puede variar más en el diseño de las mismas. Por lo general, estas láminas suelen ser 4 ó 5, unidas con empalmes dentados y cada una de ellas con un grosor que ronda los 5 cm aproximadamente.

La evolución de las maderas laminadas ha sido gracias al aporte de varios personajes a través de la historia. Para empezar, el jefe de Fortificaciones Bayonna, el Coronel Emy, desarrolló a finales del siglo XIX lo que sería la primera versión de las láminas de madera, uniendo horizontalmente varias placas con bulones y bridas. Luego, no mucho tiempo después, Otto Hetzer reemplazó los materiales que unían las láminas por colas con estilo caseína.

Con el paso del tiempo, se han hecho algunas otras modificaciones, quizás un tanto leves, pero que han servido para obtener un producto de manufactura con mucho potencial en la construcción en madera. Actualmente, la madera laminada encolada está conformada por láminas pulidas, perfectamente alineadas y unidas por la testa, con ayuda de adhesivos y empalmes finger-joint.

Si tomamos en cuenta los inicios de las láminas encoladas, éstas no son una invención moderna. Por lo mismo, han tenido el tiempo suficiente para ser sometidas a prueba y perfeccionar la técnica con la que son fabricadas.

Lo primero es curar las láminas para evitar irregularidades que puedan afectar la estabilidad de toda la estructura. Se dejan secar hasta que el porcentaje de agua en las fibras de la madera no supere el 8 ó 12%. Luego, las piezas se van uniendo por la testa con empalme finger-joint.

Las láminas son sometidas a presión para mejorar la adhesión y se van eliminando las irregularidades de cola y demás en los bordes, hasta lograr la uniformidad deseada. Durante todo este proceso lo que garantiza el éxito es el tiempo, presión y temperatura adecuada a la cual deben ser sometidas las láminas encoladas de madera.

Etiquetas: , , , , , ,