09/10/2019 freelance@alejandrocasas.com

Tratamientos con sales hidrosolubles para madera

En la actualidad, existen una extensa gama de tratamientos y productos que permiten ajustar la madera para el uso que deseas hacer o requiera, pero en este contexto hablaremos sobre cómo debe ser tratada esa madera, en especial cuando nos referimos a que haya sido sometida a algún tipo de tratamiento de agente degradador, para curarla o mantenerla.

Primeramente, es de prioridad conocer perfectamente el proceso de transformación natural que tiene la madera durante el crecimiento de un árbol. La parte central, el duramen, es el resultado de la actividad en el interior del tronco, así que, a medida que crece generará más madera y no podrá conducir más sabia. Esto además, nos muestra las paredes vegetales, a este proceso se le conoce comúnmente como duraminización de la madera.

Diferentes tipos de tratamientos de sales hidrosolubles en autoclave

Los tratamientos de sales hidrosolubles en autoclave buscan copiar la metamorfosis natural de la madera, aplicando un producto protector consistente, rellenando los huecos de las paredes celulares y del interior de las células, esto en sí facilita los procesos químicos. Debido a esto, sucede la transformación natural de la madera, como la muerte de las células vivas.

– Autoclave de vacío: La presión la madera debe tener una humedad menor del 28%. La madera seca se introduce en el autoclave, el cual es un cilindro metálico, dónde se van a producir los cambios de presión y la inyección del producto. Antes que nada se tiene que aplicar un vacío inicial para proceder a extraer el aire que está en la madera, después de haberlo sacado se administra el tratamiento de hidrosolubles, esto debe estar en unas condiciones de presión altas para su perfecta impregnación. Luego se vuelve a hacer el mismo paso, generar un vacío en el interior autoclave, esto para regular la cantidad del producto que se introdujo en la madera.

– Autoclave doble vacío: En este caso, la madera se deberá introducir con una humedad inferior al 18%. Similar al anterior método, lo primero que se tendrá que hacer es emplear un vacío inicial, pero, el protector en este caso se inyecta en condiciones de presión atmosférica, haciendo que se obtenga una protección más intensa de la madera. Al obtener este resultado, las paredes vegetales se rellenan con las sales hidrosolubles, y por último se aplicaría un vacío final, el cual regularía la cantidad introducida. Todo esto dependerá de la clase de tratamiento de uso que va a tener la madera.

Etiquetas: , ,